IP propone deducir viajes y consumo en restaurantes para impulsar el turismo

Para rescatar al turismo, la Iniciativa Privada entregó un paquete legislativo en el que plantea que las prestaciones laborales sean deducibles de impuestos al 100%, así como elevar la inversión extranjera en viviendas y aerolíneas



Con el fin de apoyar el rescate de la industria turística en México de la crisis actual, la Iniciativa Privada entregó un paquete legislativo con propuestas a las Comisiones de Turismo de las Cámaras de Diputados y Senadores, entre las que plantean deducir los gastos de viaje de una familia en el interior del país por hasta un monto de 25 mil pesos, deducir hasta 50% el consumo en restaurantes, y permitir mayor inversión extranjera en viviendas y aerolíneas.


Al proponer un paquete legislativo de emergencia para el turismo, el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) y el Centro de Investigación y Competitividad Turística de la Universidad Anáhuac (Cicotur) hicieron un llamado a cumplir con lo establecido en el artículo 1 de la Ley General de Turismo, que en el tercer párrafo indica que “los procesos que se generan por la materia turística son una actividad prioritaria nacional que, bajo el enfoque social y económico, genera desarrollo regional.


Ante la necesidad de reactivar los viajes nacionales en el corto plazo, el paquete propone la autorización de incluir los gastos de viaje de una familia en el interior del país, debidamente documentados hasta por un monto de 25 mil pesos. Este monto no debería ser parte del monto máximo previsto en el último párrafo del artículo 151 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.


“Esta posibilidad supondría un bálsamo al stress derivado del confinamiento y un instrumento factible para impulsar la convivencia familiar, pues el 90% de los mexicanos piensa que en los viajes se convive con la familia”, señaló el documento del CNET y el Cicotur.


La deducibilidad del consumo en restaurantes debería también instrumentarse para contar con condiciones similares a las que imperan en el marco fiscal de los socios comerciales de Norteamérica.


Actualmente, la deducibilidad permitida es de 8.5%, proporción que debería incrementarse al menos a 50%, estableciendo las adecuadas reglas para evitar abusos. La medida debería ser incorporada en la Ley del Impuesto Sobre la Renta.


La iniciativa privada plantea modificar la Ley de Inversión Extranjera, luego de que la Cámara de Diputados aprobó en 2013 las modificaciones al artículo 27 constitucional, que restringen la posibilidad de que extranjeros adquieran propiedades para vivienda en la zona litoral del país.


Se propone la desaparición de las barreras actuales a la inversión extranjera en las aerolíneas tomando en cuenta que otros sectores estratégicos han removido estos obstáculos, dado que la Ley de Inversión Extranjera actualmente limita hasta 49% al capital foráneo en la prestación de servicio de transporte aéreo.


Se plantea la deducción acelerada de nuevas inversiones para estimular la entrada de capitales al país, así como la modificación de la Ley General de Turismo y de las disposiciones legales de carácter fiscal necesarias para construir paquetes de estímulos fiscales a la inversión en este potencial polo de desarrollo, y en otros sitios en los que Fonatur cuente con reservas territoriales, recordando la magnífica experiencia mexicana en el desarrollo de Cancún. El tratamiento que se sugiere es dar a estas reservas territoriales el mismo carácter que se tiene en los beneficios fiscales en la zona fronteriza.


El documento considera conveniente que las prestaciones laborales sean deducibles de impuestos al 100%, cuyo costo fiscal se compensa por el beneficio social de la preservación del empleo.


Desde la perspectiva de la iniciativa privada, “es urgente que el Congreso asigne recursos en el Presupuesto de Egresos, para compensar la falta de presencia de México en los mercados internacionales por una cantidad similar (118 millones de dólares), al menos, a la que se ha comentado fue asignada por el gobierno de Filipinas y este presupuesto debería ser gestionado por el Consejo de Diplomacia Turística”.


El paquete legislativo recomienda modificar la Ley Federal del Trabajo para establecer que el descanso asociado al 1 de mayo se gozará en el primer lunes de mayo. De igual forma, se deberá establecer que cuando el 1 de enero, el 16 de septiembre y el 25 de diciembre caigan en domingo, el descanso asociado se moverá al lunes siguiente.


Además, “en un acto de solidaridad con la industria turística”, se dispondrá en un artículo transitorio de la misma Ley que establezca el Puente de la solidaridad turística en septiembre, en el periodo comprendido de 2020 hasta 2022, por únicas tres ocasiones.


Para ofrecer certidumbre en condiciones fiscales a los potenciales clientes de la industria de reuniones, y a fin de dar garantías y soporte a la operación de esta área de negocios, debería formalizarse legalmente el beneficio de la tasa 0% de IVA para congresos y convenciones que actualmente opera al amparo de un Decreto Presidencial.


La propuesta legislativa incluye la regulación de la prestación de servicios de hospedaje en viviendas particulares, mediante la clarificación en la Ley General de Turismo de que estos servicios son servicios turísticos y, por ende, deben cubrir con el conjunto de regulaciones similares al de cualquier empresa turística.


Como sucede en otros países, deberán ser inscritos en el Registro Nacional de Turismo y anunciarse en los canales de distribución con el número que acredite esta condición. Asimismo, y como sucede con los tiempos compartidos, estos servicios deberán ser inscritos, también, en un apartado específico de la Ley de Protección al Consumidor.



Fuente: eluniversal.com.mx